Una imagen vale más que mil palabras

Y en este caso una por año, desde mis comienzos artísticos allá por el año 1981 y con solo 11 añitos de edad.

No es necesario que os cuente lo desesperados que mis padres estuvieron conmigo los primeros años, ¡¡pero así fueron los años 80!!... pura diversión.